Esta carrera tiene ya unas dimensiones gigantescas. Este año se cerraron las inscripciones en 9000. A esas hay que añadir las que corrieron sin apuntarse porque no quisieron o no pudieron. Una hora y media entrando gente en meta. Emi iba sin chip y encima salió tarde y por detrás de muchas caminantes así que el tiempo no vale para comparar con el de los años anteriores.