Una carrera más de montaña en la que tenía ganas de participar desde hace años. Ya la puedo tachar de la lista.

Aun no sé si volveré a participar en ella.

2

De los 12 km, solo se puede correr realmente en la mitad y pasan rápidos. Del kilómetro 1 al 4, mejor salir “escopeato”, todo lo rápido que se pueda, porque luego se produce un tapón en que se pueden recuperar pulsaciones perfectamente. Hay un par de kilómetros después del 5 que también se puede correr aunque cunden menos al ser por pista. En el resto de la carrera es imposible adelantar o que te adelanten y te limitas a seguir al que va delante.

3El recorrido es precioso, tremendo en su parte más alta, pero precisamente por eso, creo que disfruto más de este tipo de recorridos en plan senderista.
El ultimo avituallamiento esta solo a 1,5km de la cima, pero es que ese tramo se hace largo pues es tan vertical que hay subir prácticamente a cuatro patas. Las vista des ese tramo desde abajo, con una hilera de corredores trepando es de las más bonitas.

La carrera acaba oficialmente arriba del Monduver pero hay que bajar hasta la Font de la drova por la pista de hormigón muy empinada que accede al pico. No estaba mentalizado para ella y se me ha hecho larga.
4
Los avituallamientos y la meta perfectos. Bien surtidos.

5

6

La bolsa del corredor, de pena. Una camiseta de algodón (hacía ya por lo menos un par de años que no me daban una camiseta de algodón). Lo siento, soy un coleccionista de camisetas, además las gasto; Si sé que en una carrera no dan camiseta, no voy. Puede decirse que corro por la camiseta. La carrera + la camiseta = doy por bien empleados los 20 €. Si no hay camiseta, pues no.

El acceso a los autobuses ha sido rápido. Pero, nos han dejado a un kilómetro largo del punto de inicio.

En fin, sabor agridulce.