Y llego el día, después de tantos planes, cábalas, entrenamientos…

Al 5:30 quedamos y a las 5:41 ya estamos en marcha. Había planeado no coger demasiado ropa de abrigo, aun a costa de pasar un poco de frio al principio, pero que luego no me fuese estorbando el resto del día. Pero, ese fue un error porque por lo menos hasta las 10 pase un frio horripilante.

La jornada transcurre perfecta, a buen ritmo y sin incidentes. Yo intentado seguir el ritmo de Pere casi durante todo el dia. En Jerica, almorzamos y empieza el tramo psicológicamente más duro… subir desde Jerica a Barracas. Yo ya estaba prevenido esta vez, por mi anterior intento en solitario, y lo llevo bastante mejor esta.

Llegados a Barracas, tiramos de GPS, por la que parece la opción más corta, pero que resulta tener un tramo de la bajada muy técnico, bastante complicado y en el que no se puede recuperar mucho.

Luego llega la última subida, la traca final. Nos encontramos con David, Lola, Emi y Vicent al pie de la subida, que nos animaron muchísimo (de lo mejor del día)  pero a pesar de todo son menos de 10 Km que nos suponen casi una hora. Tremendo esfuerzo final (con 9 horas de pedaleo en la piernas) y al final, Meliana-Rosella en unas 10 horas. No está nada mal. Por cierto no vimos ni medio ciclista haciendo la vía verde de subida.