Al día siguiente, de nuevo para el Garbi, esta vez en bicicleta con Pere y Fernando. Fernando es un ciclista de gran nivel, pero para Pere la subida al Garbi era batir (de nuevo) un record de dureza. Las rampas desde Segart hasta arriba donde acaba la carretera son tremendas, de esas, que juras, mientras las estas haciendo, no hacerlas mas… o eso había dicho yo una vez anterior.

Fernando, organiza/participa en carreras de orientación y nos ha liado (casi nos liamos solo para estas cosas) para participar en el Open “Villa de Betera” que es la ultima prueba de la liga autonómica de carreras de orientación. Así que este 28 de noviembre estaremos por allí, con un mapa y una brújula. Seguro que será divertido.

Bueno, la subida al Garbi, muy chula y la bajada y sobre todo el almuerzo en Serra, memorable.

seraelgarbi
Foto(montaje) arriba del todo, antes de empezar a bajar hacia Serra