La cosa fue más o menos así…

¿Vamos el domingo a ver la maratón? umm… bueno…pero es que no se, mejor paso, porque se me van a poner los dientes largos de ver y no correr.

Bueno, pues podemos correr un trozo. No se… es el escenario ideal para estrenarse en la distancia de la media maratón.

Vale, pues vamos y hacemos media.

Este razonamiento sucedió entre el lunes y el miércoles de la misma semana de la maratón.

Dejamos el coche en la media y con el metro nos vamos hasta la salida. Zack esta vez se queda porque no le dejan subir al metro y nos complicaba la logística. Tendrá ya otras medias maratones dentro de poco.

Y ale, allá que vamos. El objetivo era salir a 6:00 y hacer una media decente, pero a los 5km Emi va más cómoda un poco más despacio y nos ponemos a un ritmo más cercano del 6:30 que del 6:00, aunque me desespera ver que no adelantamos a nadie y que constantemente somos adelantados por corredores y corredores. Pero bueno, estamos en la madre de todas las carreras disfrutando del ambiente.

En el 20, ya cerca de donde habíamos dejado el coche, le digo a Emi que habiendo ido a un ritmo tan “cómodo” estoy bastante bien y que me apetece seguir, así que planeamos que yo acabe y ella va a casa en coche y vuelve con Zack.

Así que sigo, sabiendo que en el 30 y pico tocara sufrir y que me voy a ir casi a las 5 horas.

En el 20, me despido de Emi y mantengo el ritmo o lo subo un poco pero ya voy adelantando corredores hasta el 31 (los valores de 8:00 de la grafica son por la perdida de la señal de GPS en los túneles del paso de la Petxina y siguientes). A partir del 31 ya es otra cosa… quiero y no puedo y me pongo a 7 y pico.

Ando un rato mientras hablo con Emi por teléfono que dice que me espera en la bajada del rio y al llegar allí se incorpora para hacer una entrada en meta memorable.

Había corrido dos maratones anteriores…
2006 en 4:16:02
2007 en 4:12:02
Cinco años después…
2012 en 4:47, pero he acabado mejor que las anteriores y podía haberla hecho yo creo que en menos de 4:30 seguro.

Lo mejor, haberla corrido con Emi y que como había sido algo improvisado (en el km 20 decidí correr la maratón) no habido presión, ni obsesiones, ni monotema. En cualquier caso, a partir de los 47 si te fijas mucho en los tiempos estas jodido, porque siempre pierdes, siempre son peores. Así que hay que quedarse con las sensaciones, con el poder seguir corriendo y disfrutando de hacerlo.

Ahh, y gracias Jose, ya sabes tu porque. 🙂

Un video de cachos de carrera que he “rejuntao”.

Y la gráfica de tiempos del Forerruner.

Y en 7 días el Trail de la Calderona, que serán casi 5 horas de mover “las patas”.